Ancalao furioso

por Carlos Enrique Cartolano

Homero a Agamenón victorioso hizo,

y viles y flacos a troyanos;

que Penélope fiel fuese a su esposo

salvada por la maña de sus manos.

Pues si quieres saber lo fabuloso,

vuelve al contrario aquellos versos vanos:

los griegos rotos, Troya vencedora,

y que fue deshonesta esa señora.

Ariosto – ¨Orlando furioso¨

1. La furia y los personajes

La furia es del contrariado, del que ha probado infinidad de caminos y en todo tránsito se ha extraviado, o ha llegado allí donde justamente no quería ir. También parece ser la del sometido, expoliado, engañado, que mantiene fuerzas aunque más no sea para enfurecerse.

De manera que ese enojo, esa irritación generalizada, capaz de neutralizar sentimientos, incluye la violencia para llegar al escalón de la furia y admite, más de una vez, un agente externo. Y ese desencadenante es casi invariablemente la injusticia, o la ausencia de justicia, y hasta su administración insuficiente.

Como si volviéramos a ser convocados por el propio Quijote (1), consultemos a Ariosto (2), que de furias sabe más que el propio Orlando, y obtendremos una fórmula económica:

Injustísimo amor… que es el disparador o tema central

en mar de mil pasiones, como si la paz ya no fuera asequible

De quien desea mi amor, quieres que huya

y por quien me odia muera o me destruya: por lo que claramente el destino de Orlando contrariado es la furia (3).

Cuando leemos esta novela en verso, o este extenso poema –como se prefiera-, tenemos la sensación de que ninguno de los personajes ha logrado alcanzar sus metas. Más allá de que concibamos al hombre con la potestad de fijarse un destino, o bien creamos que la evolución del espíritu es sólo una, lo cierto es que todos en el texto terminan ¨equitativamente¨ derrumbados. Orlando, poderoso caballero, ha sido afectado de tal modo que se ha vuelto fuera de sí; Zerbino ha sido muerto por la fuerza de Mandricardo; por igual, la falibilidad es la intersección donde se encuentran todos los personajes de la obra (4).

Y justamente es en este yerro final, en la fragilidad humana, en todo lo que contribuye a que nada sea como se pensó que debía ser, donde se asienta la furia de Orlando. ¡Y también la de Francisco Ancalao!

¿Qué tiene que ver el vorogano Ancalao, Sargento Mayor y jefe de la guarnición de indios amigos de la Fortaleza Protectora Argentina? Pues lo que queda referenciado en el expediente abierto el 2 de mayo de 1848, y de instrucción concluída nueve días después (5), y que comenzara con el parte dirigido por el Comandante del fortín, Teniente Coronel José Luis Palavecino, al Juez de Paz y Comercio, José María Hidalgo.

El documento consigna que el amigo Francisco Ancalao se presentó denunciando que en la noche anterior y en el interior de su toldo fue sorprendido el paisano Martín Montenegro, tratando de robarle prendas personales. Que por esa razón se vio obligado a defenderse, hiriendo y reduciendo al eventual ladrón. Para entonces, el Comandante había puesto preso a Montenegro, si bien su privación de la libertad se reducía a una vigilancia en el hospital en el que estaba convaleciente y muy seriamente limitado en la motricidad por causa de las heridas inferidas por el indio. Junto con el escrito de iniciación, el militar fortinero acompañó las prendas robadas, ¨cuerpo del delito¨ que detalló como sigue (la ortografía es original del documento):

¨Unas espuelas grandes de plata; un puñal con bayna y cavo de plata; una daga con su bayna; un poncho inglés; un mandil de algodón y un retazo de lienzo…¨ (6).

Denotando un contenido ideológico peculiar, ha dicho Néstor Luis Montezanti, a propósito de este mismo hecho y expediente judicial:

¨Un botín aparentemente inexplicable en poder de un indio, y capaz de justificar una temeridad como la achacada a Montenegro. Es que los indios ´amigos´ eran tales debido a convenios con el Gobierno provincial, que incluían muchas generosidades por parte de éste. Las prendas dan una idea del poder de Ancalao…¨ (7).

Por lo que no solamente resultará discriminatoria la escasa justicia administrada por el Juez de Paz y Comisario, sino que ciento sesenta años después uno de los comentaristas del acontecimiento dudará primero de la víctima y sólo en segundo lugar del victimario. Pareciera que el poder que el propio gobierno, y en forma inmediata el comandante de la fortaleza asignaran a Francisco Ancalao no es legítimo o carece de merecimientos. También se deja entrever en la opinión de Montezanti que este aborigen mapuche de la parcialidad vorogana había obtenido esas prendas ¨preciosas¨ como un regalo inmerecido, o que nada había hecho para ganárselas, o que su derecho sobre las mismas era limitado por no haberlas adquirido en tráfico comercial, ni con sus dineros.

¡Flacos precios pagaba el gobierno rosista por estas vidas aborígenes! ¡Si los regalos perseguían la mansedumbre frente a la muerte, cuando se armaban las columnas con las indiadas de Ancalao, de Antenao y de Linares a la cabeza! ¡Si era razonable para un cristiano de 1848 considerar inferior al indio, destinándolo a la ¨natural¨ masacre, tratándolo como ¨carne de cañón¨! Pensar en esa misma dirección en 2005, continúa resultando inadmisible, por su inmoralidad, por ser brutal y primitivo, propio de procedimientos nazis para la depuración étnica (8).

La injusticia. La violencia ejercida sobre los bienes y la familia de Francisco Ancalao. Su discriminación, considerándoselo inferior. Y además, proviniendo todo esto de cristianos que han invadido su toldo. Como si fuera necesario comenzar otra vez, seguir agachándose y asintiendo a todo lo que les cayera de los milicos, a costa de dolor y sufrimiento. ¡Vaya infortunio! ¡Enorme es el daño que experimentan Ancalao y los suyos!

Es la furia del indio amigo que, contrariado, ha respondido con ferocidad la agresión del sarraceno Montenegro. A tal punto que el ladrón salvó su vida de milagro. ¿Tanta fue la saña del bandido? ¿Tanta la del paladín carolingio redivivo? ¡Y fíjese, si no…!

¨El detalle de las heridas que padece Martín Montenegro es espeluznante y pone de manifiesto la ´decisión´ con que Ancalao reprimió el atentado…¨ continúa diciendo intencionadamente Montezanti (9). Porque el informe del médico Sixto Laspiur, que ¨salva¨ de los grillos a Montenegro es abrumador:

¨… Detalle de haber curado en el Hospital de la Fortaleza al paisano Martín Montenegro de heridas contusas a la cabeza, una herida de la más consideración en la cara, abajo del arco cigomático del lado izquierdo, vertical más profunda en la parte superior en la extensión de una pulgada que interesa la piel, el elevador del labio superior, el buccinador y el ángulo orbicular de los labios, y trozada las arterias labial superior y infraorbitaria. Además otra herida de poca consideración que ha trozado transversalmente la oreja del mismo lado. Todas estas heridas son hechas con instrumentos contundentes, esta circunstancia y la mucha pérdida de sangre lo tiene al herido en un estado delicado, de todo lo cual el que firma pone en su conocimiento a los fines que sean de superior aprobación…¨ (10).

Un mayor detalle surge de un nuevo inventario cuando ya ha comenzado la instrucción judicial: ¨… que una de las espuelas está quebrada, que el puñal también tiene cubo de plata, que la vaina de la daga está guarnecida en metal amarillo, que el poncho inglés está listado a lo largo de blanco y azul, que el mandil de algodón es punzó y blanco y que el retazo de liencillo es como de vara y media largo…¨(11).

¿Pero qué fue lo que pasó en los toldos de Ancalao aquella noche?

Dejemos que nos de una idea Ariosto, y después ciñámonos a las crónicas de partes y testigos:

Quizás que fue por Dios apresurada

la noche, de piedad de su hechura;

la campiña de sangre fue regada

y vuelta en lago la carrera dura.

A ochenta mil dio muerte cruda espada,

sin los heridos libres por ventura:

lobos la noche y rústicos bajaron,

unos comieron y otros desnudaron.

A quién cabeza y vientre, a quién el pecho,

a quién el brazo rompe, a quién la pierna,

el que no muere queda contrahecho,

deja al menos herido la caverna.

Rompe lomos y huesos, y de hecho,

cual hace losa grande en una tierna mata,

llena de víboras juntadas, que el sol

de invierno toman descuidadas.

Rebullen no sé cuántas al instante:

una muere, otra coja o derrabada

queda, y cual sin mover lo de delante,

en vano ondea la cola allí cortada.

Otra, que fue entre todas bienandante,

Silbando entre la hierba va emboscada.

El golpe horrible fue, mas no es mirado,

pues que lo hizo don Roldán airado (12).

2. Los hechos violentos

Nuestro paladín, el indio amigo Francisco Ancalao, que por entonces tenía unos treinta y cinco años, fue el primero en declarar, a pocas horas de los hechos y aún ocupado por los últimos vagidos furiosos. Declaró bajo juramento y no firmó.

Era noche cerrada y él dormía junto con su familia, cuando despertó por haber escuchado ruidos y pudo ver a su mujer siguiendo a un paisano que huía cargando sus prendas. El ladrón había echado mano de cuchillos, espuelas y otras prendas que Ancalao atesoraba en un cajón ubicado junto a su lecho. Y saltó desnudo del jergón para perseguir al ladrón que se dirigía al toldo de Fermín, aunque ya su china lo había alcanzado y en ese mismo momento recibía fuertes golpes propinados con el facón recién robado. De manera que Ancalao ¨… alcansó al ladrón y agarrándolo por los cabello lo tiró al suelo, se le puso en sima la quitó las prendas robadas tirándolas a un lado incluso el puñal, el facón y las espuelas de plata y agarrando una de dichas espuelas con la mano izquierda le apretó la garganta al ladrón y con la derecha le pegó con la espuela por la cara y la cabeza en términos que la rompió; que en tanto el ladrón se defendía a mordiscones: resultando el declarante con tres mordiscos en su cuerpo: que este caso comensó a llamar a gritos a Fermín, que en inmediatamente llegó hallí así como su muger y varias Chinas y condujeron al ladrón al toldo del declarante…¨ (13).

Posteriormente, continuó relatando Ancalao, fueron con Fermín a denunciar los hechos al Sargento Mayor Francisco Iturra (14), quien hizo conducir al ladrón y prendas robadas a su presencia al solo efecto de favorecer el conocimiento de Palavicino. Sostuvo también el jefe indígena que nunca había visto a Montenegro, y que lo reputaba único autor del delito.

Después declararon la china Micaela, de unos veinticinco años, mujer de Ancalao, y Fermín, ladero de Francisco, de treinta y ocho años. Ambos juraron ¨por el sol que nos alumbra¨, a quien adoran, y tampoco firmaron.

Fermín fue el que confirmó la furia de Francisco Ancalao. Refirió que tan enojado estaba con Montenegro que quería degollarlo, a lo que él se opuso, convenciéndolo de que lo dejasen atado en el toldo hasta el amanecer. Micaela dijo haber recibido un tajo en su cara, por una cuchillada de Montenegro, como así refirió que Ancalao había recibido varios mordiscos en diversas partes de su cuerpo durante la refriega.

Segundo acto discriminatorio: como condenando la ¨injustificada¨ furia desatada por Ancalao, no se dejó constancia ninguna de la gravedad de las heridas recibidas por los tres aborígenes, ni menos aún de que se prestasen atención y curaciones.

La versión que contó Montenegro cuatro días después, cuando parecía ya parcialmente repuesto, contradijo la de los indios amigos. Refirió el paisano que la noche del hecho había estado bebiendo aguardiente y jugando a las cartas en la pulpería de Estanislao Araque (15), en compañía de otros ocupados como él en quehaceres del campo. Que había ganado bastante para lo habitual y que ya bastante afectado por la bebida, salió hacia la pulpería de Felipa Araque (16), aunque encontrándola cerrada, terminó bebiendo en lo de Juana Seguel (17), en compañía de otros, entre los que se encontraba Juan Peralta. A partir de ese momento, Montenegro no recordaba nada más, ya que a continuación se despertó en la toldería de los Ancalaos, desnudo, lastimado y fuertemente atado. Sin embargo dice que puede referir lo relatado por Peralta que lo ha visitado en su prisión horas antes de la declaración.

Dijo Peralta que, junto con Ignacio Becerra, llevaron a Montenegro a dormir a casa de Petrona Correa (18), ya que estaba tan borracho que no se bastaba a sí mismo. Que después Becerra y un tal Agustín López pasaron a buscar a Montenegro para llevarlo a un baile. Y que en apariencia lo dejaron en la toldería de los indios amigos, después de haberlo robado. Y sostenía el ladrón, a su vez víctima, que los indios lo estropearon ¨… tan malamente porque lo vieron embreagado, o quizás zelosos porque creyeron que iba a buscar alguna de sus chinas…¨(19).

Nueva discriminación: que a todas luces quien entrase para robar en la toldería es quien seguramente salió robado de lo ganado en el juego de naipes. Que fueron los indios quienes facilitaron el robo de ambos cristianos en terreno neutral, y seguramente participando de lo obtenido. ¡Como las únicas heridas certificadas y atendidas eran las de Montenegro!

Como no logra el instructor dar con Peralta que se ha ausentado al Arroyo del Sauce, sienta al testigo Ignacio Becerra –aparentemente uno de los nuevos ladrones-, que es en realidad un Soldado de la Segunda Compañía del primer Regimiento de Dragones de la Nueva Frontera. Dice vivir junto con el otro citado Agustín López en la casa de Petrona Correa, donde justamente llevaron al borracho para que allí durmiera. El antes nombrado López era también soldado, esta vez del Regimiento de Blandengues de la Nueva Frontera. Ambos –Becerra y López- negaron que lo hubieran conducido a alguna parte y sostuvieron que sólo mucho después se enteraron de que Montenegro se había ido de la casa de Petrona Correa sin esperarlos. Disienten además con que el borracho llevara mucho dinero encima, y calculan que no tendría más que cuarenta pesos, producto de la venta de unos botones de plata que había concretado horas antes con Pío Iturra (20). Y que además con este dinero era que había adquirido las bebidas que ingirió. A su vez, Becerra atribuye el dinero que lleva encima a lo ganado con los naipes en la pulpería de Juana Pérez (21), habiendo jugado allí merced a un préstamo que le hiciera el Sargento Ramírez. Tanto Petrona Correa, como el soldado López y el Sargento Ramírez confirmaron los dichos de los declarantes previos.

3. Justicia insuficiente, si es que hay justicia

Como era de suponerse, Ancalao furioso no merecía ninguna justicia, ya que el principal agresor había sido él. Porque ¨… a juicio del Fiscal se cré no haber habido tal robo, y sí que los indios para cubrir la gravedad del delito que habían cometido han inventado el robo: pues de ningún modo el Acusado pudo haber entrado en un toldo obscuro, robar rápidamente tantas prendas y escapar con ellas sin tener antecedente ni conocimiento alguno en los toldos…¨ (22).

De manera que al cierre de las actuaciones la familia de los Ancalao fue culpable de dos delitos de ninguna manera probados: el robo de un dinero que portaba Montenegro (¿lo llevaba?) y lesiones inferidas al paisano que jamás quiso robar nada…

Aquí no pasó nada, parecían decir los papeles formales incapaces de hacer justicia por la sola y escasa letra. Y los indios amigos no recibieron tampoco pena, porque aún se los necesitaba para atajar malones ¡y bastante tenían con eso!

Por lo que Palavicino remitió las actuaciones al Juez de Paz diciéndole:

¨El infrascripto remite á U. la indagación seguida al Paysano Martín Montenegro por la que no resultan pruebas para proceder en juicio contra dicho Paysano, por no haber testigos presenciales; por cuyo motivo el infrascripto es de opinión se le lebante el Arrestro al Paysano Montenegro, y después de sanar de sus dolencias, sea apercibido seriamente para los subsecivo en andar bagando noturnamente por los Toldos de los indios amigos, por lo que sehá hecho sospechoso y digno de un castigo ejemplar, sin embargo de no habérsele podido probar el robo, tampoco se puede decir que no lo ha cometido, por cuando hecha por disculpa la embriaguez…¨

¨Las prendas de su referencia pertenecientes al Capitanejo amigo Ancalao, le han sido entregadas por el conducto del Sargento Mayor Dn Francisco Iturra…¨.

¨Dios guarde á V.M.A.¨ (23).

Injustísimo amor… continuó exclamando Ariosto, con tono severamente admonitorio. La injusticia, en efecto, había cambiado la vida a más de uno bajo el mismo sol. Al paisano seriamente lastimado. Al Sargento Mayor Ancalao, con su furia comiéndole el corazón y una espuela de plata rota. A la china Micaela, con su joven carita marcada. A todos los habitantes de la toldería, que una vez más sirvieron para explicar con argumentos mentirosos los desaguisados de cristianos usurpadores. Al gobierno de Buenos Aires, que admitió por razones de distancia que los pulperos y las pulperas continuaran haciendo su negocio porque era la única forma de mantener quietos a los rebeldes. Así como permitiendo que los oficiales de la Fortaleza se enriquecieran con negocios marginales, con tal de que no abandonaran su mojón.

Gracias al menos que –como decíamos en el epígrafe- la actuación escrita permitiera seccionar un capítulo de historia con mínimas certezas. Aún cuando una de ellas fuera la injusticia. Y que una vez más los escritores nos transformáramos en árbitros. Ignorado pero insobornable referato el nuestro, que permite cantar al justo y reclamar al miserable. Como ha dicho Ariosto:

Oye bien, pues, la fama que ha dejado Elisa,

siendo casta a su marido,

que por mala entre gentes ha quedado

sólo porque Marón mal la ha querido.

Y no te maravilles si he hablado

sin orden, por pasión que me ha corrido;

que yo a escritores amo, y claro muestro

que escritor también fui al mundo vuestro.(24)

Y entonces sea dicho: Verba volant; scripta manent. (25)

——————————————————————————————————————————————————

(1) En la introducción a ¨Don Quijote de la Mancha¨ de Miguel de Cervantes Saavedra, leemos con particular goce el soneto ¨Orlando furioso a don Quijote de la Mancha¨:

Si no eres par, tampoco le has tenido:

que par pudieras ser entre mil pares,

ni puede haberle donde tú te hallares,

invicto vencedor, jamás vencido.

Orlando soy, Quijote, que, perdido

por Angélica, vi remotos mares,

ofreciendo a la Fama en sus altares

aquel valor que respetó el olvido.

No puedo ser tu igual, que este decoro

se debe a tus proezas y a tu fama,

puesto que, como yo, perdiste el seso;

mas serlo has mío, si al soberbio moro

y cita fiero domas, que hoy nos llama

iguales en amor con mal suceso.

(2) Ariosto, Ludovico: Poeta italiano nacido en Regio Emilia en 1474 y muerto en Ferrara en 1533. Con él, el Renacimiento italiano alcanzó su cenit. Miembro de una familia aristocrática, ya desde joven recibió el apoyo de la casa de Este, una familia de mecenas renacentistas en cuya corte permaneció de 1503 a 1517. Hombre de mundo y artista refinado, su gran poema es el Orlando furioso, que comenzó en 1506 y publicó en 1516, aunque la corrección definitiva no la concluyó hasta 1532.

(3) Pertenece a Orlando Furioso de Ludovico Ariosto. El texto completo de la octavilla (italiana) citada es el siguiente:

Injustísimo Amor ¿por qué tan raro

nuestros deseos conformas y opiniones?

¿De dó, pérfido, viene serte caro

querer discordes ver dos corazones?

Al vado ir no me dejas, fácil, claro;

y llévame por mar de mil pasiones.

De quien desea mi amor, quieres que huya

y por quien me odia muera o me destruya.

El Orlando furioso (1532) constituye una continuación del poema épico inacabado Orlando enamorado, del poeta italiano Matteo María Bojardo, y trata del amor del paladín Orlando por Angélica, en el marco de las leyendas de Carlomagno y de la guerra de los caballeros cristianos contra los sarracenos. Obra maestra del Renacimiento, se estructura en 46 cantos compuestos en ágiles octavillas, y en él Ariosto hace gala de profundo lirismo, de extraordinaria imaginación y habilidad narrativas y de un finísimo sentido del humor.

Considerado por muchos críticos como uno de los mejores poemas épicos de todos los tiempos por su vigor y dominio técnico del estilo, toda la obra pretende rendir tributo a la familia de Este, protectora del poeta, encarnada en la figura de su ilustre fundador Ruggero, cuya vida aparece transmutada y enaltecida en la figura del héroe Orlando. Popular de inmediato en toda Europa a partir de su publicación en 1516, el poema influyó decisivamente en los poetas renacentistas.

Su primera traducción al castellano data de 1549 y fue debida a Jerónimo de Urrea. Las posteriores copiaron con escasas variantes a la citada, por lo que los textos que reproducimos son muy similares a los del siglo XVI. Recién en los últimos años, se editó en España una nueva versión debida al traductor Micó, cuyo arribo a Buenos Aires parece demorado.

(4) Testimonio de Roberto Cruz Núñez en www.furioso-orlando.blogspot.com

(5) Este expediente se conservó en la ex Alcaldía de Paz, Sección Primera de Bahía Blanca. Actualmente se encuentra en poder del Centro de Abogados de la misma ciudad.

(6) Expediente citado. Centro de Abogados de Bahía Blanca. Por ¨mandil¨ se entiende ¨delantal¨, bien de cintura o bien de cuerpo entero, para protección de las prendas de vestir.

(7) Néstor Luis Montezanti ¨Un curioso procedimiento penal en 1848¨, en www.educar-argentina.com.ar, julio 2005.

-8- Véanse al respecto consideraciones ampliadas en ¨Indios amigos¨ del mismo autor. En www.diasporasur.wordpress.com.

(9) Néstor Luis Montezanti, op cit.

(10) Actuaciones del expediente citado. Centro de Abogados de Bahía Blanca. Hemos analizado el vocabulario de Sixto Laspiur, entre tempranamente científico y curioso. Y entre otras cosas, hemos constatado que el buccinador es el músculo de la mejilla que da forma al rostro, y que cortado que fuese, atribuyó a Montenegro el mote de ¨cara cortada¨.

(11) Actuaciones del expediente citado. Centro de Abogados de Bahía Blanca.

(12) Ariosto, Ludovico, op cit.

(13) Expediente citado. Centro de Abogados de Bahía Blanca. Ortografía original.

(14) Llamado ¨el aindiado¨, lenguaraz de primera ocupación y con consecuente excelente relación con los indios amigos. A continuación de Palavicino, fue Iturra el Comandante de la Fortaleza.

(15) Posiblemente progenitor de Felipa Araque.

(16) Ocupaba junto con su esposo el Teniente Coronel Manuel Leyba un campo de cerca de dos mil trescientas hectáreas en el actual egido de Coronel Rosales.

(17) Chilena hija de un gobernador del país vecino. Estuvo cautiva y fue liberada por el contingente del Cacique Venancio, del cual formaba parte Iturra, el lenguaraz aindiado. Con éste se casó, pasando a explotar la pulpería, mientras su esposo, sargento mayor de la Fortaleza, atendía la comercialización de cueros con absoluta primacía y claros privilegios.

-18- Una cuarta pulpería, o un lugar donde se pensionaba o alojaba soldados, sin que existan precisiones o constancias que orienten la investigación.

(19) Expediente citado. Centro de Abogados de Bahía Blanca. Ortografía original.

(20) Hijo de Francisco Iturra y de Juana Seguel.

(21) Era ésta la cuarta pulpería, que funcionaba en un rancho ubicado dentro del perímetro del cuartel.

(22) Expediente citado. Centro de Abogados de Bahía Blanca. Ortografía original.

(23) Expediente citado. Centro de Abogados de Bahía Blanca. Ortografía original.

(24) Ariosto, Ludovico. Op cit.

(25) ¨Lo escrito permanece. Las palabras son efímeras¨. Random House Mondadori, 1ra edición, página 99. Barcelona, 2005. Sin embargo, téngase presente que en sus orígenes esta expresión no servía como ahora para confiar antes en el texto escrito que en las palabras mortales por naturaleza. Por el contrario, con la frase se loaba a la libertad de lo verbal, por sobre lo inmóvil e improductivo de la letra escrita.


3 comentarios to “Ancalao furioso”

  1. Hola, me llamo Ernesto Maggiori y estoy trabajando con los descendientes de esta familia que emigraron al Sur durante la Campaña del Desierto. Mi sitio (para ver mis trabajos) es:
    ernesto-maggiori.blogspot.com
    Quisiera poder comuncarme con Uds. me escribirían a:
    emaggiori@yahoo.com.ar

  2. La nota 15 es errónea. Felipa era hermana de Estanislao, ambos eran hijos de Gregorio y nacieron en Carmen de Patagones, de donde provienen todos los Araque que por esas fechas se radicaron en el Fuerte Argentino.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: