Antiguas rebeliones: una ¨marcha malón¨

susque1

ATACAMEÑOS

por Juan Disante*

Un texto mágico. De gran potencia. Nos vamos del sur y escalamos la Pachamama hacia el norte, pasamos por Tucumán, Santiago del Estero y Salta, para detenernos en Jujuy. Más precisamente en Susque, paraje en el que los jóvenes no emigran y han recuperado la dignidad indígena. Escuchamos sobre rebeliones antiguas, sobre una marcha malón. Entendemos que en lo connotativo residen las armas de la lengua. El sonido de la tierra; la voz de sus hijos. Por todo esto, creímos necesario ofrecer este texto a los lectores del blog, no sin antes plantearnos la necesaria traducción del quechua.

Nunca se sabrá el origen del extraño hechizo que tiene el pueblito de Susque en la puna jujeña. Sus jóvenes no quieren emigrar y rinden honores a sus ancestros aborígenes. La abrumadora mayoría de ellos desea estudiar astronomía, matemáticas… Curiosa unanimidad. Algunos llegan a hablar del vínculo entre la física y la música. ¨¿Hay alguna carrera en Buenos Aires que las abarque en toqllay?; quiero ir a estudiarlas y volver a mi tierra¨ (viene a mi memoria el amor de Albert Einstein por su violín).

Fortunata Luzco me invita a comer un culapari con tistincho y chataska que cocina sobre los leños y al que agrega mote y una cucharada de ceniza ushpa que retira de las mismas brasas. ¡Tuy! Exquisito sumaq. Mientras sentados frente al fogón comemos de la misma cazuela, tinkuyo la verba preguntándole si ella puede enseñarme algo de quechua y, encantada, dice que le gustaría canjearlo por conocer el sentido mítico que ocultan ciertas metáforas del castellano urbano y pampayaq. Está convencida de que debajo de cada palabra se esconde otra y otra… y otra. Enseguida me doy cuenta de que Fortunata está buscando lo connotativo de cada expresión. Un segundo, un tercer sentido sobre la denotación. La andina reiteración del número ¨tres¨, ¡el asombroso uku del runa-simi!, tantas veces investigado por la ciencia occidental, sin ningún resultado.

En tren de tapur qaachiy, le pregunto sobre Susque y me contesta en quechua (primera lección). 2400 metros sobre el nivel del cachi-mayú. Creo entender que ese lugar, que el trópico de Capricornio corta en dos, es el punto justo del armónico. Más arriba, en el saa, se congela todo; más abajo, las salinas del uranta, la expatriación, lo innombrable, la crisis.

- Primero creímos que este lugar pertenecía a España. Esa iglesia pesebre tiene 460 años. Luego nos dijeron que era de Bolivia y luego, que nosotros somos argentinos. Pero me siento atacameña desde mis raíces indígenas. Este pueblo hizo una marcha malón a Buenos Aires en el unay de 1946 para reivindicar nuestras tierras. No lo logramos pero supimos esperar. Alkay. Los originarios no somos nada sin el allpa tierra. La trabajamos sólo para nuestro sustento. Hoy logramos la posesión de nuestro territorio. Y se nos ofrecía parcelarlas para darnos títulos individuales, pero no lo aceptamos, porque de ese modo nos irían a desposeer nuevamente comprándolas luego una por una. Nuestro grito fue: ¡No al rantikuy! Así que decidimos hacernos de una única propiedad colectiva en donde compartimos todo, desde la producción hasta el consumo. Festejamos a ¨mamita¨ que nos supo guiar. Bajamos a Purmamarca en los carnavales (otra vez la connotación sobre lo denotativo).

¿Qué hay bajo esa seductora pátina que cubre las grandes ciudades? ¿Pakakuy o Taniku? Por qué los shusku jóvenes susqueños no quieren abandonar la grava de su semántica kunza? ¿Acaso añoran el suniyay de su lenguaje universal? Algún lejano día… quizás… lo sepamos.

Sí, Fortunata. En este viaje aprendí a escribir sobre los límites de las fronteras. Intercambiemos nuestros idiomas para recuperar los orígenes, la memoria de la rebelión. Que recorran nuestra piel los mitos que no pueden nombrarse. Sepultemos los silencios del desarraigo para poner las cartas boca arriba y hacer de la Madre Tierra un lugar de símbolos (¡viva lo connotativo!).

Me paso la lengua por el sirpriy de mis labios y siento el gusto salado del challar subiendo por las colinas de Pachamama. A lo lejos un pequeño ututak es llevado por su padre a horcajadas en un alegre turu-kutu hacia las orillas mágicas del patanpí de huellas profundas.

Un colibrí se detiene en el aire.

  • Juan Disante: Periodista y escritor argentino. Identificado con las corrientes políticas de izquierda, ha sido candidato a intendente de la comuna de Vicente López por el Partido Socialista Auténtico y Proyecto Sur. El presente texto se encuentra publicado en Internet.

atacameño: Habitante de la punta de Atacama

Susque: Pueblo bellísimo, ubicado en la provincia de Jujuy. Es el último pueblo argentino en la frontera con Chile. Del otro lado del límite, en el país vecino, se encuentra Atacama. La gente de estas comarcas es muy cálida y gentil.

toqllay: Equivalente al español ¨enlazar¨

culapari: No existe traducción de este vocablo de la lengua quichua, pero es claro que el texto se refiere a un guiso con carne

tistincho: Aparentemente es un ave con la que acostumbran alimentarse

chataska: Combinación de charqui con arroz

mote: Maíz cocido con agua

ushpa: Ceniza

¡tuy!: Exclamación ante el contacto con algo muy caliente

sumaq: Bueno, placentero, delicioso

tinkuyo: Acercarse e intimar

pampayaq: Mitológico

uku: Interior del cuerpo humano

runa-simi: Lenguaje del ser humano. Expresión que asimismo refiere al idioma quechua.

tapur gaachiy: Pregunta inocente o de respuesta obvia

cachi-mayú: Arroyo de llanura

saa: Parte superior

uranta: Por debajo

malón: Malo, fiero

unay: Remoto, pretérito

alkay: Expresión sin una traducción clara

allpa: Tierra originaria, terruño, patria

rantikuy: Venta, entendida como despojo

mamita: Madre tierra, pachamama

Pakakuy: Esconderse, ocultar la cara

Taniku: Personaje mítico; dios de la carestía

shusku: El último hijo de la familia

kunza: Voz original

suniyay: Ahondarse, profundizarse

sipriy: Comisura de los labios

challar: Hojas que envuelven la mazorca del maíz

ututak: Pequeño, chico, menor

turu-kutu: Llevar a un niño a horcajadas sobre la espalda

patanpí: En la orilla, en el borde

Traducción, notas y aclaraciones de Diáspora Sur.

Los vocablos de la lengua aborigen han sido referenciados con ¨Diccionario Quichua-Castellano¨, publicación de la Asociación de Investigadores en Lengua Quechua.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: