Regreso a Trapalanda

conquistadores1

Trapalanda ha sido un reino subterráneo desde el siglo XVIII, luego de que caballeros provenientes del Imperio de los Césares descubrieran el sistema de cuevas interconectadas que se abren debajo de Argentina y Uruguay. En nuestro país Trapalanda se extiende desde el norte de la provincia de San Luis hasta el sur en la meseta de Somuncurá; por el oeste, en los contrafuertes de la cordillera de los Andes desde Bariloche y Esquel hasta las sierras pampeanas bonaerenses.

Sus tres entradas principales se encuentran en el noreste de la localidad de El Bolsón, en Lihué Calel y en el valle de Conlara, San Luis de la Sierra de los Venados. Entradas secundarias pueden encontrarse a lo largo y a lo ancho de un extenso territorio que ocupa el centro-sur de las actuales Argentina y Uruguay.

Sobre Trapalanda reinan amplios desiertos y allí se extienden sus ricas salinas, esas que los sabios del reino han estudiado a fondo identificándolas como fuentes de bienestar, salud y prosperidad.

Trapalanda bajo la tierra es un reino de insospechadas maravillas: la sal, fruto de la unión alquímica del santo mercurio y del azufre, ilumina la ciudad capital y todos los pueblos y destacamentos soterrados.

Hoy sabemos que al término de su evolución, los trapalandenses más aventajados en las artes marciales marítimas y en las ciencias químicas, se concentraron en seminarios permanentes residentes en la ciudad capital de Trapalanda.

Ellos han asegurado la existencia de un pueblo feliz, en el que finalmente la voluntad del conjunto asegura el futuro con su sola intención. La pobreza, las malformaciones, la insatisfacción, la depresión o desesperanza, el prurito moral, la verdad gratuita, han sido oportunamente desterradas. Y los gobernantes concentran sus esfuerzos en que no entre nunca más a la nueva ciudad luz un solo pobre, un solo deforme, un arrepentido moral, o un sincero sin motivos aparentes.

Desde lejanos reinos, mucho más pobres y carentes por cierto, llegan reconocimientos y aplausos al reino de la sal: como ciudades que aceptan con gozo la gemelitud y científicos que recomiendan las fórmulas trapalandenses de la trascendencia y el buen vivir sin culpas.

Anuncios

~ por diasporasur en 1 diciembre 2008.

2 comentarios to “Regreso a Trapalanda”

  1. Interesantisima publicación…nos gustaría saber si hay mas datos disponibles de este maravilloso lugar y sus habitantes!
    Namasté

  2. No pensaba que se podia hacer algo asi con wordpress.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: