Historia Argentina

Urdimbre de confusión y errores

Dice Vicente Fidel López en el Prefacio a su Historia de la República Argentina, que nuestro país es una evolución espontánea  de la nacionalidad y de la raza española, comenzada en un desierto de la América del Sur recientemente descubierto y consumada a orillas del más espléndido de los ríos del globo… (12) Esto que dijo en 1881 uno de nuestros dos primeros historiadores (el otro fue Bartolomé Mitre, valga recordarlo), es una de las piedras fundamentales de la urdimbre de confusión y errores en que devino nuestra historia.

Verdadero entretenimiento intelectual la lectura de Vicente Fidel López. Conocimiento crítico utilísimo el que produce, ya que nos abisma en los orígenes, y alumbrándonos el devenir nos hace lúcidos en el análisis del tiempo presente.

Casualmente, en 1881 nacía mi abuelo, uno de los precursores de nuestro pueblo, primer argentino entre mis ancestros, hijo de tempranos inmigrantes arribados al país durante la presidencia de Sarmiento. Bisabuelos y tíos abuelos italianos que se las vieron con los tehuelches en proximidades de la Sierra de la Tinta. Pero que de la raza española poco supieron y menos se contagiaron. Y que fueron además habitantes de un vergel que de desierto tenía muy poco, descubierto –dicho sea de paso- por migrantes procedentes del norte unos ocho mil años antes. Yo, que nací en 1947, llegué a la ciudad recostada a la vera del río color de león en 1960. ¿Fue aquí donde se consumó la historia, según lo dicho por López? No puedo contenerme y sentencio finalmente, que aquí fue donde se pactó, donde se dibujó, donde se estigmatizó a más de uno y donde por supuesto se benefició a unos pocos figurones que los escolares vienen recortando con tijerita desde muchísimos años atrás.

Perdón por la falta de respeto. No volverá a repetirse por el día de hoy.

Los americanos del sur tenemos una antigua necesidad de poner en claro las cuentas. Y de comprobar cómo quedan escritas esas páginas verdaderas. Ese es uno de los motivos por los que escribo ensayo, claro, pero digo ¨tenemos¨ porque creo que muchísimos más escriben estas cosas. Y que entre todos podemos hacer una hermosísima limpieza. ¿O es que hay algo más lindo que contemplar las intimidades limpias, muy limpias, después de hacer lucido sucias durante siglos?

Por eso decidí subir a uno de mis blogs,  Diáspora Sur, el apéndice de mi inédito de ensayos Tierra Regada. Ese anexo es una colección de biografías susceptible de ser ampliada, mejorada, depurada, etc, etc, integrada por los personajes que van pasando por mis ensayos históricos: aborígenes, conquistadores, criollos, inmigrantes, etc.

Los invito a que busquen en ellos. Y que me propongan inclusiones, modificaciones, justicia con olvidados, condenados o erróneamente perdonados.  Son tres archivos que bajo los títulos de El Biógrafo de la A a la Z (1, 2 y 3), pueden intervenirse mediante lectura y comentarios en https://diasporasur.wordpress.com.

——————————————————————————

(1) Cuento con un ejemplar de la segunda edición de la obra citada, claro que correspondiente a una versión posterior de 1911, debida a la iniciativa del hijo del autor –Alberto V López- que proseguida (¡no actualizada!) por E Vera y Gómez, llega hasta los inicios del segundo gobierno de Juan Manuel de Rosas. Esta obra, privilegio materializado en 12 tomos encuadernados en cuero en 1926, perteneció a mi padre aún cuando sólo muy recientemente supe de su existencia y felizmente recuperé.

Anuncios

~ por diasporasur en 16 junio 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: